Como hacer una conserva casera

Costumbre antigua la de hacer una conserva y para suerte nuestra no perdida, las conservas se reinventan y llega la revolución. Ya dedicamos un post hace unos días dando nuestra mirada a esta tendencia que paso a paso se recupera.

Queremos dedicarle unos cuantos artículos porque el tema tiene miga, desde como surgen las conservas hasta los diferentes tipos que existen. El camino es largo y untuoso.

Hace años era costumbre elaborar nuestras propias conservas pensando en consumirlas durante los meses de invierno. Manera fácil y sana de consumir alimentos fuera de temporada.

La tradición que se mantiene en España por supuesto y también en Francia, Italia y casi cualquier país del mundo. Para muchos elaborar sus propias conservas constituye un placer que por suerte la vida moderna no ha modificado. Somos muchos los que aún disfrutamos cocinando.

¿Qué deberíamos tener en cuenta al elaborar nuestras conservas?

La selección de la materia prima: utilizaremos alimentos frescos cuidando que no tengan desperfectos, parásitos, y si de frutas se trata que estén en el punto justo de maduración.

Deberemos lavar todo con abundante agua y proceder a la preparación opcional para cada caso.

Envases: deberán estar bien limpios y cerrar herméticamente. Los ideales son los tarros de cristal. Deberán evitarse las tapas con óxido, golpes y restos de humedad y debemos esterilizarlos antes de llenarlos.

Esterilización: dependerá de que tipo de conserva pretendes elaborar pero normalmente las introduciremos en una olla con agua hasta el cuello del envase (este proceso se llama pasteurización, también conocido como baño de María), durante al menos una hora y llevaremos el agua al punto de ebullición. Este proceso reducirá los agentes patógenos que puedan contener.

A tener en cuenta el llenado de los tarros. Deberemos dejar espacio interior para que el alimento se expanda durante la cocción.

Conservación: etiquetarlas y guardarlas en lugar fresco y seco, como casi todas las conservas, alejadas de la luz solar si posible. Y las caseras mejor consumirlas antes de un año.